Datos personales

Mi foto

Colombiana de Nacimiento, orgullosa de ser maestra, de ejercer la noble tarea de formar, hombres y mujeres de PAZ, íntegros, críticos, creativos, solidarios, emprendedores, capaces de construir una sociedad justa, digna inclusiva y con equidad para todos, que genere conocimiento para el crecimiento social!!!


domingo, 10 de septiembre de 2017

Las 7 Claves de la Mediación Pedagógica Los Aprendices



















LADOCENCIA COMO MEDIACIÓN PEDAGÓGICA



La responsabilidad del maestro en el proceso enseñanza-aprendizaje le exige que sea un facilitador del aprendizaje de sus estudiantes, hace referencia a la forma en que desarrolla su práctica docente, poniendo énfasis en su metodología y estrategias para lograr que sus aprendices se "enamoren" de los contenidos de estudio. 



"Es Pedagogía aquella mediación capaz de promover y acompañar el aprendizaje"



El docente debe promover en otros las tarea de construirse y de apropiarse del mundo y de sí mismo. 





EL docente desarrolla sus funciones Psicológicas superiores a través de la mediación didáctica cognitiva, consciente e intencional, se convierte en un mediador cultural, siendo la cultura el código de interpretación que permite la construcción de sentidos y significados. 



En el siguiente video se proponen las 7 claves para la mediación pedagógica. 





sábado, 3 de junio de 2017

GUAJIROS ENTRE EL DESIERTO Y LA ESPERANZA

La pobreza en que vive esta población guajira contrasta con los miles de dólares que se obtienen por sus recursos mineros (carbón, gas, sal y otros) pero también con el gran deseo de superación de la gran nación Wayuu, la etnia mas poblada de Colombia, por ello acuden a llevar sus hijos a las aulas

Cada mañana los guajiros ven salir el incandescente sol por el oriente, el tren lleno de carbón atraviesa el desierto, procede de  la mina a cielo abierto mas grande el mundo, avanza hacia puerto Bolívar, por donde sale el carbón hacia cualquier país que pague dólares por el mineral; atrás quedan las comunidades de la etnia Wayuú asentada milenariamente en la península, subsisten a pesar de las adversidades y la inclemencia de la naturaleza que le castiga día a día con temperaturas infernales, sus pies quemados por la arena ardiente, en sus ranchos de barro y yotojoro nunca falta la chicha para grandes y chicos, sin mas placer que el descanso en el chinchorro, su única esperanza es ver crecer sus hijos, que estudien y sean profesionales, por eso los llevan al internado indígena.


La pobreza en que vive esta población guajira contrasta con los miles de dólares que se obtienen por sus recursos mineros (carbón, gas, sal y otros) pero también con el gran deseo de superación de la gran nación Wayuu, la etnia mas poblada de Colombia, por ello acuden a llevar sus hijos a las aulas, aunque las más dispersas funcionen en enramadas o bajo la sombra de los árboles de trupillo, no importa que los pupitres sean el tronco de los arboles talados. 

En la Guajira,  al sueño de llegar a la escuela para mas de 30.000 niños se ha visto frustrado en lo que va corrido del 2017, ellos no han podido iniciar clases, todavía los internados no abren sus puertas para albergar a niños y jóvenes que proceden de las rancherías mas distantes, pero tampoco inician los mas de 30.000 que en todo el departamento llegan a la escuela a través de la ruta escolar.

Pese a que el estado garantiza el derecho a la educación, los niños de La Guajira ven violentado este derecho por los mismos gobernantes, atendiendo a la integralidad que constituye el goce pleno del mismo en el entendido no se reduce solo a una matricula en un establecimiento educativo sino que debe garantizar también el acceso, la permanencia y las condiciones dignas para el desarrollo del acto pedagógico. 

Aunque el calendario escolar arrancó a finales  del mes de enero, más de 60.000 niños guajiros aun no inician el año escolar, la paradoja del asunto es que desde el 21 de febrero de 2017 el gobierno nacional mediante documento Conpes 3883 de la misma fecha, asumió la administración de la educación para todo el departamento y siendo el primer llamado a garantizar los  derechos, sea él mismo que llegue a este pueblo a violentarlo por la falta de contratación del servicio. 

Ante esta situación padres de familia, estudiantes y maestros hemos realizado acciones de protesta que visibilicen la problemática y hacer la exigencia pública a los administradores de la educación en la Guajira para que los niños vuelvan a la escuela; mientras se hacen las gestiones los wayuú seguirán esperando que sus hijos vuelvan a estudiar, viene a mi mente la frase del canto vallenato: “Recuerdo las palabras que decía mi padre, que al guajiro hasta la muerte le llega tarde…

Con esa premisa finaliza cada día para los guajiros, el sol cae rendido tras el mar tiñendo sus aguas y dejando en el cielo una estela de ardientes colores, entre tanto el guajiro acaricia sueños de esperanzas, de un pueblo que lucha y vive por conservar sus costumbres y para que el progreso llegue a su raza. 

Autora: RUTH MARIELA FERNANDEZ MANJARREZ
  Docente de Educación Media- Lic en Comercio y Contaduría
 Maestrante Uniguajira